Sostenibilidad en Banco Santander Chile Sostenibilidad en Banco Santander Chile Sostenibilidad en Banco Santander Chile

En la línea de la preocupación ambiental, el Grupo ha suscrito además los Principios del Ecuador, por lo que incorpora aspectos sociales y ambientales en los procesos de análisis de riesgos y toma de decisión en sus operaciones de project finance, para todos aquellos proyectos que superen los diez millones de dólares.

El Comité de Riesgos es quien evalúa los impactos ambientales y sociales de los proyectos según los Principios del Ecuador, para su aprobación de conformidad con las políticas del Grupo.

En relación con las operaciones y el funcionamiento diario, así como con el desempeño del negocio de Banco Santander, la empresa ha definido que impulsa la protección, la conservación y la recuperación del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático mediante:

Control de sus impactos ambientales: Para la aplicación y desarrollo del plan en Chile, Banco Santander cuenta con una política y ya en 2003 implementó un Gestión Medioambiental (SGMA), a partir del compromiso que adquirió el Grupo con las Naciones Unidas antes mencionado.

El SGMA abarca las actividades y procesos realizados en los edificios corporativos y es liderado por el Comité de Medio Ambiente.

Función

Define y revisa la estrategia y la Politica Medioambiental.

Revisa los resultados y el estado de funcionamiento del SGMA.

Gestión

Consumos:
Energía, petróleo diesel, agua potable, químicos de aseo, papel banco y plaguicidas.

Emisiones y descargas:
Gases, aceites, ruidos y aguas residuales.

Residuos:
E-waste, residuos sólidos domiciliarios, residuos hospitalarios, materiales eléctricos y residuos reciclables.

Balance

La experiencia obtenida mediante el SGMA permite contar con métodos sistemáticos que posibilitan una gestión sustentable en el tiempo. Además, faculta para dar respuesta y demostrar que la compañía está preparada para los cambios en materia ambiental, como temas relacionados a la huella de carbono, eficiencia energética, gestión de residuos, reciclaje, auditorías energéticas y certificaciones ambientales, entre otros.

Certificación ISO 14.001:2004: En 2016 Santander Chile se recertificó bajo la norma ISO 14001:2004 en los edificios corporativos, hasta 2018. Además, se han iniciado distintos procesos de adaptación para la ISO versión 2015, como la actualización del manual de gestión y la revisión del cruce de información con la versión vigente a la fecha.

En 2003 Banco Santander fue pionero entre las instituciones financieras del país, al obtener esta certificación por primera vez, liderazgo que ha mantenido siendo recertificado ininterrumpidamente desde entonces.

  • Plan de Eficiencia Energética (PEE) y uso de tecnologías eficientes: Cada año el Banco mide los indicadores ambientales más relevantes y aplica un plan de eficiencia energética en sus instalaciones, incluyendo sucursales y edificios corporativos. Este plan se implementa con el fin de gestionar y disminuir el consumo eléctrico en las instalaciones del Banco, lograr un cambio cultural en los empleados y buscar soluciones innovadoras. De este modo, en el último trienio Banco Santander ha invertido un promedio de $ 700 millones anuales por concepto de renovación de sistemas e infraestructura. En 2014, se mejoraron los sistemas de iluminación de 130 inmuebles del Banco Santander y se remodelaron 48 sucursales con criterios eficiencia energética, confortabilidad, calidad, servicio y sustentabilidad.
    Esta iniciativa se implementó en toda la red de sucursales y edificios centrales, logrando disminuir en un 10% % los consumos de energía eléctrica al término de la implementación (2016).
  • Certificación LEED: Durante 2016 se construyó con Cerificación LEED la sucursal Hospital FACH (425 m2), proceso que abarca cinco categorías: sitios sustentables, eficiencia en el uso del agua, energía y atmósfera, materiales y recursos, y calidad ambiental interior.
    Además, se analizaron los diez edificios institucionales ubicados en Santiago Centro, con el objetivo de certificarse como LEED EBOM (Existing Buildings: Operationes & Maintenance). Como resultado, todos superan los puntajes mínimos exigidos como prerrequisito para los sistemas v3 y v4.
  • Menos papel: Se ha avanzado sistemáticamente en la disminución del uso de papel mediante el fomento del envío de cartolas electrónicas en reemplazo del despacho físico, con lo que en 2016 se logró disminuir un 8% las impresas a pesar de haber aumentado el volumen total de envío de cartolas. Por otra parte, también en 2016 se presentó el concepto de “oficina sin papel” en las sucursales Work/Café.